Más de una de cada ocho parejas en edad fértil tienen dificultades para concebir o llevar un embarazo a término, de acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Los expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva (ASRM) han designado la infertilidad como una enfermedad.  En 2017, la American Medical Association (AMA) finalmente reconoció la infertilidad como un proceso de enfermedad. Esta declaración puede tener un impacto más amplio en la forma en que los pacientes, las compañías aseguradoras y la sociedad abordan la infertilidad.

Las causas de la infertilidad están presentes tanto en hombres como en mujeres, y aproximadamente el 40 por ciento de todas las parejas infértiles muestran una combinación de factores. Y en un 15 por ciento de las parejas, no se puede identificar una disfunción o anomalía (llamada infertilidad inexplicada). Además, la infertilidad tanto en hombres como en mujeres conduce a una disminución en muchas métricas de calidad de vida, incluidos los efectos psicológicos y, a veces, un estigma de aislamiento social. La buena noticia es que el tratamiento temprano de la infertilidad, que va desde alternativas más simples a la terapia avanzada con FIV, produce resultados exitosos (nacimientos vivos) y mejora significativamente estas métricas.

Algunas de las mayores compañías de seguros de salud en los EE.UU., incluyendo Cigna, Optum Salud y Aetna, cubren algunos tratamientos de infertilidad. Sin embargo, no todas las compañías de seguros cubren el tratamiento. Sin lugar a duda, nuestro campo ha logrado enormes avances en el manejo de la infertilidad, y mientras celebramos el 40 aniversario de IVF, mantenemos la esperanza de que la declaración de AMA pueda promover y ampliar la cobertura y el pago de los seguros.

Es importante destacar que también se ha reconocido que la reproducción afecta a la salud y la salud afecta a la reproducción. Existe un consenso de que la infertilidad puede ser un signo o indicador de riesgos futuros para la salud. Existe un vínculo bien entendido entre el SOP (síndrome de ovario poliquístico) y comorbilidades médicas como la diabetes, la dislipidemia, la obesidad, el cáncer de endometrio y la enfermedad cardiovascular. Todos estos factores deben considerarse en los años reproductivos y más allá. Del mismo modo, hay evidencia de una asociación entre disminución de la reserva ovárica y el envejecimiento ovárico con enfermedad cardiovascular. Además, la infertilidad masculina puede ser una señal de salud futura para los hombres, ya que se encuentran vínculos entre la calidad del semen y la infertilidad masculina y el riesgo de cáncer, así como problemas de salud cardiovascular y metabólica en un futuro.

Estas asociaciones ponen de relieve que el diagnóstico de la infertilidad puede identificar una población de riesgo, y que intervenciones tempranas puedan implementarse en términos de vigilancia y de prevención de estas posibles enfermedades en el futuro. En el Instituto de Sher Fertility Institute Nueva York, la guiaremos a los tratamientos de fertilidad con un enfoque holístico y consciente de la salud general.

Comuníquese con el Sher Fertility Institute Nueva York al 646-792-7476 o haga clic aquí para programar una cita con uno de nuestros médicos especializados en infertilidad.  Nuestros especialistas de atención al paciente la contactarán en las próximas 24 horas.

  • El doctor Sergio Oehninger, especialista en infertilidad en Sher Fertility Institute Nueva York.  Tres décadas de experiencia en infertilidad y IVF, atención personal y dedicada, fluidez en inglés y español.