<strong>¿Como fue que decidió venir al Sher Fertility Institute en la ciudad de Nueva York, tan lejos de tu hogar en Virginia?</strong>

Llegado el momento de alejarme de la academia luego de tres décadas, y al presentarse esta oportunidad, me atrajo mucho el Sher Institute de NY por la forma personalizada en que tratan a las pacientes, las experiencias positivas manifestadas por los mismo, los resultados clínicos, y la reputación nacional e internacional de la que goza este instituto. Cuando me reuní con el Dr. Tortoriello, descubrí que era un hombre de la más alta integridad, conocimiento y dedicación a sus pacientes, e inmediatamente supe que era aquí donde quería llevar mi carrera de treinta años al siguiente nivel. También me impresionó mucho la excelente administración y el personal de enfermería de más alto nivel, así como las instalaciones y su perfecta ubicación en el corazón de Manhattan. Supe de inmediato que este era el equipo que yo estaba destinado a integrar.

<strong>¿Qué es lo que más le gusta de lo que hace?</strong>

A lo que más he dedicado mi carrera es a ayudar a las parejas que no pueden concebir fácilmente a lograr sus sueños de formar una familia. Mi trabajo ha resultado en el nacimiento de más de 5.000 bebés, incluyendo tratamientos con la técnica ART y no ART. He sido testigo de un increíble aumento en las tasas de embarazo en FIV en las últimas tres décadas, lo que es el resultado de múltiples factores que incluyen mejores preparaciones hormonales, mejor control y garantía de calidad de laboratorio de FIV, nuevos medios de cultivo y mejores técnicas de transferencia de embriones. Obviamente, me gustaría que todas las parejas lograran estos resultados con FIV, y ciertamente podemos estar muy orgullosos de las tasas muy altas de embarazo en las parejas con pronóstico favorable. Pero el desafío sigue siendo obtener mejores resultados en aquellos pacientes que presentan problemas graves en la reserva ovárica y algunos factores uterinos.

<strong>En la práctica, ¿de qué está más orgulloso?</strong>

Me siento feliz cuando mis pacientes regresan después de completar su terapia para mostrarme con orgullo sus bebés. He tenido pacientes increíbles a lo largo de los años, como por ejemplo una pareja que tuvo trillizos sanos a finales de los 80 (no es un resultado deseado, algo que no sucede hoy en día ya que solo transferimos 1-2 embriones); los padres de los niños me han enviado fotos de los tres chicos cada año durante los últimos 22 años en Navidad, ¡incluyendo graduaciones universitarias y últimamente una boda de uno de ellos! Una inmensa recompensa que me sigue motivando.

<strong>¿Por qué eligió trabajar en el campo de la medicina reproductiva?</strong>

Inicialmente elegí la especialidad de Obstetricia y Ginecología porque la consideraba un campo maravilloso que combina endocrinología, cirugía, obstetricia y todas las dolencias médicas que pueden afectar el embarazo. Con el tiempo, elegí REI a medida que aprendía más sobre el emocionante y nuevo campo en evolución de la FIV. Hoy en día, estoy absolutamente convencido de la eficacia y seguridad científicas de IVF.

<strong>¿Cuáles considera que son sus áreas de interés especial en medicina reproductiva y por qué?</strong>

Soy conocido como “doctor en infertilidad”, lo que significa que puedo asistir a ambos miembros de la pareja: como endocrinólogo de la reproducción femenina y como “andrólogo” con experiencia, es decir, como alguien que se ocupa también de los pacientes varones en las etapas iniciales de su estudio. No soy urólogo, así que referiré pacientes a esos especialistas según corresponda, pero mi entrenamiento me llevó a adquirir experiencia tanto en el lado femenino como masculino de la pareja de infertilidad. Mi investigación clínica y ciencia básica durante mis treinta años como académico se ha centrado en los protocolos de estimulación de la ovulación, los aspectos de implantación y el análisis del semen.

<strong>¿Cuál es su enfoque para la atención del paciente?</strong>

Mi enfoque es simple: ofrecer un entorno amigable donde la pareja infértil pueda someterse a un diagnóstico y tratamiento de manera personalizada y con técnicas de vanguardia y avanzadas. En el Sher Fertility Institute, NY, esto se basa en un enfoque multidisciplinario, proporcionado por un formidable equipo de endocrinólogos, enfermeras y personal de laboratorio altamente calificados, con asesoramiento psicológico y genético según corresponda. También soy muy sensible a los aspectos financieros de FIV y ART en general, y el estrés agregado que este aspecto representa en la vida de mis pacientes.

<strong>Comparta algo que el público en general no conoce de ti.</strong>

Nací en Montevideo, Uruguay. País pequeño y tranquilo, política y económicamente relativamente estable. Bien conocido por su fútbol, con varios campeonatos mundiales en su haber. Por supuesto, jugué al fútbol en mis años jóvenes, y mantuve contacto con mi equipo local después de mudarme a USA y convertirme en ciudadano estadounidense hace 30 años. ¡No hace falta decir que he disfrutado de la copa del mundo hace unas semanas, un evento que de alguna manera “paraliza” el mundo y que me encontré más de una vez alentando a Uruguay en un Sports Bar de Midtown Manhattan!

<strong>Cuéntenos de su familia</strong>

Maria es mi esposa hace 42 años, y es mi mano derecha e izquierda. Es instructora de ciencias políticas e interesada en las artes políticas y liberales, por lo que está encantada con nuestro traslado a la ciudad de Nueva York. Nuestros hijos mayores son Sergio (abogado de litigación comercial en DC), Sebastian (que trabaja para una institución de defensa de pacientes sin fines de lucro en Hampton VA), Natalia (abogada laboral y de contratos comerciales en Dallas, casada con Anthony, también abogado trabajando en bienes raíces), y Matthew (gerente de un bufete de abogados en el norte de Virginia). Parece haber alguna “desviación familiar” hacia la ley, tal vez genética (muchos abogados en la familia de mi esposa, a diferencia de más médicos de mi parte). Natalia y Tony nos dieron a nuestros dos preciosos nietos, Adriana de 3 años y Anthony, de 7 meses que son una fuente de constante alegría y admiración. Matthew y su esposa Sami tienen dos de nuestras tres mascotas familiares, Daisy y Lily, y Natalia y su familia al ya veterano Dexter.

<strong>¿Qué hace para divertirte en su tiempo libre? ¿Cuáles son sus aficiones?</strong>

Además de ver mucho futbol internacional, me gusta el golf. Pero aprendí tarde en la vida y, a veces, es bastante frustrante porque ¡la pelota tan pequeña no obedece mi orden! Trato de ir al gimnasio religiosamente 3-4 veces a la semana.