Aproximadamente el 75 por ciento de las parejas concebirán dentro de los seis meses después de intentarlo activamente, y alrededor del 80 por ciento estará embarazada después de un año, siempre que estén teniendo relaciones sexuales oportunamente en ciclos ovulatorios confirmados. Si la concepción no ocurre después de un año, ven a vernos. Si tiene 35 años o más, debe consultar después de seis meses de intentar.

Pero ¿qué pasa si hay signos o riesgos conocidos de infertilidad antes del hito de un año?

En ese caso, le recomendamos que realice algunas pruebas básicas de fertilidad tan pronto como sea posible. Si todo es normal, dependiendo de la situación individual, puede sentirse tranquila y seguir intentándolo por un tiempo más prolongado. Sin embargo, si hay un problema identificado, se habrá dado cuenta mucho antes, y sus probabilidades de éxito en el tratamiento de la fertilidad serán mucho mayores.

¿Cuáles son algunos posibles signos de advertencia temprana de infertilidad?

Es importante que preste atención a algunos síntomas y signos que potencialmente pueden significar problemas para concebir.

  • Ciclos menstruales irregulares. Ciclos largos o cortos (la duración total del ciclo menstrual debe ser de alrededor de 28 días) pueden indicar una ovulación irregular o falla de la ovulación. Monitoree inmediatamente la ovulación que debería ocurrir alrededor del día 14 del ciclo, mejor utilizando pruebas urinarias que miden el pico de LH (con kits de ovulación de venta libre). Hay muchas causas que explican la ovulación defectuosa y la mayoría de ellas son relativamente fáciles de tratar.
  • Patrones de sangrado anormales, dolor. Sangrado particularmente excesivo durante el flujo menstrual o sangrado entre ciclos, con dolor durante la menstruación y/o durante el coito. Podrían deberse a la presencia de fibromas uterinos o pólipos, endometriosis u otros.
  • Para el compañero masculino generalmente no hay señales de advertencia si hay un análisis de semen anormal. Asegúrese de que no haya disfunción sexual presente y que la frecuencia de las relaciones sexuales sea apropiada.

¿Cuáles son los principales factores de riesgo para la infertilidad?

  • La edad de la mujer. ¡Este factor no puede enfatizarse lo suficiente! Si tiene más de 35 años, el potencial de fertilidad ya puede estar disminuido. Examine su reserva ovárica inmediatamente y consúltenos para conocer las opciones. Por otro lado, si tiene menos de 35 años, pero su reserva ovárica es pobre, los tratamientos pueden ser igualmente muy exitosos, pero la ventana de oportunidad puede pasar, así que sea proactiva.
  • Historial de enfermedades de transmisión sexual (ETS). La infección e inflamación previa o actual por clamidia o gonorrea pueden causar daño de las trompas de Falopio, lo que puede ocasionar obstrucción o una disfunción menos obvia que afecte el transporte y la fertilización de los gametos. Además, puede poner a una mujer en riesgo de un embarazo ectópico. Lo mismo aplica para los hombres. Si no se trata, una infección del epidídimo puede conducir, por un lado, a que el tejido cicatricial dentro del tracto reproductor masculino crea obstrucciones, o por el otro, a una mayor generación de especies reactivas de oxígeno que puedan afectar la función de los espermatozoides.
  • Cirugía ovárica previa, tratamiento del cáncer. En ambos casos puede haber daño de la reserva ovárica ya sea de origen quirúrgico o tratamientos del cáncer (quimio- y radioterapia).
  • Presencia de una enfermedad crónica subyacente, como diabetes, problemas de tiroides, y muchos otros.
  • Hábitos no saludables de vida (sedentarismo, tabaquismo, alcohol), tóxicos, algunos medicamentos, uso de esteroides anabólicos (para hombres) y uso de drogas recreativas.

Programe una consulta temprana en el Sher Fertility Institute NY y optimice sus posibilidades de concebir.