Muchas parejas hoy en día no están seguras de las opciones disponibles para ellas cuando comienzan a trabajar con métodos de fertilidad. Aquí, en el Sher Fertility Institute de Nueva York, hacemos que cada viaje sea muy personal. Existen reglas generales y teorías que se siguen para decidir el mejor curso de acción para nuestros pacientes y en su último blog, Sergio Oehninger, MD, PhD las analiza.

  • Al ayudar a las parejas sin hijos, nuestro principal objetivo de tratamiento es corregir las causas de la infertilidad. ¡Con la evaluación y la terapia adecuadas, la mayoría de las mujeres (aproximadamente dos tercios) concebirán!
  • El éxito puede seguir a la modificación de factores de estilo de vida, tratamiento de trastornos ovulatorios, cirugía correctiva para pólipos y fibromas, y ocasionalmente tratamiento de endometriosis, o mediante tecnología de reproducción asistida (TRA).

El uso de TRA puede, por lo tanto, seguir al fracaso de otras intervenciones terapéuticas, o en muchas ocasiones puede ser el tratamiento de elección desde el inicio. TRA incluye tratamientos de fertilidad en los que se manipulan óvulos o embriones en el laboratorio (es decir, FIV y procedimientos relacionados como ICSI, congelación de embriones y óvulos, y biopsia embrionaria para PGS). Debido a la naturaleza multifactorial del tratamiento de FIV, el éxito depende de muchas variables. Por lo tanto, es importante examinar cómo se puede optimizar cada variable para lograr el mejor resultado posible. Aunque la mayoría de los bebés concebidos mediante TRA son nacimientos únicos, las mujeres que se someten a estos procedimientos son más propensas que las mujeres que conciben naturalmente a dar a luz nacimientos múltiples (debido a la transferencia de más de un embrión). Los partos múltiples presentan riesgos sustanciales tanto para las madres como para los bebés. En consecuencia, aunque TRA ayuda a millones de parejas infértiles a lograr el embarazo, la tecnología se asocia con posibles riesgos para la salud tanto de las madres como de los bebés.

  • Es por eso que recomendamos que las mujeres de menos de 35 años, que generalmente se consideran candidatas con buen pronóstico, hagan una transferencia electiva de embrión único. Sin duda esta opción ayuda a reducir las gestaciones múltiples y sus consecuencias adversas.
  • La maternidad tardía ha aumentado mucho en las últimas décadas y se asocia con un riesgo aumentado de infertilidad, complicaciones del embarazo y resultados adversos del embarazo. La edad materna es el determinante más importante de la fertilidad, y los riesgos obstétricos y perinatales aumentan con la edad materna. Muchas mujeres desconocen las tasas de éxito o las limitaciones del tratamiento con TRA cuando las mujeres tienen edad avanzada. Por lo tanto, el asesoramiento sobre fertilidad es fundamental para estas pacientes y el objetivo es no retrasar el tratamiento.
  • Creemos firmemente que cuando se ofrece la congelación social de óvulos, debe ir acompañada de una discusión abierta de las estadísticas actuales sobre la tasa de éxito, el costo y el riesgo. Cuando se piensa en la preservación electiva de la fertilidad, la edad está fuertemente relacionada con la probabilidad de embarazo, con mejores posibilidades cuando las mujeres son menores de 35 años, y probablemente aún sea rentable entre los 37 y los 38 años. La congelación de óvulos a través de la vitrificación no garantiza el éxito, pero aumenta las posibilidades de tener un hijo biológico en el futuro.

Para obtener más información, comuníquese con Sher Fertility Institute New York al (646) 792-7476 o visite https://nycfertilitycenter.com y permítanos ayudarles en su camino hacia la paternidad.