Los tres factores principales que influyen en la probabilidad espontánea de concepción son el tiempo que toma conseguir un embarazo, la edad de la mujer, y la infertilidad subyacente (relacionada ya sea con factores masculinos y/o femeninos). La infertilidad es una condición prevalente en la sociedad estadounidense. Se estima que afecta al 15% de las parejas en edad reproductiva en todo el mundo. Se encontró que los varones son los únicos responsables del 20-30% de los casos de infertilidad, pero ahora es evidente que las anormalidades de los espermatozoides pueden contribuir a un sobresaliente 50% de los casos en general (solos o combinados con factores femeninos). De hecho, las estimaciones recientes indican que los trastornos del varón representan la causa definida más común de infertilidad.

¿Cuáles son los síntomas de la infertilidad masculina? En la mayoría de los casos, no hay signos evidentes de infertilidad. Las relaciones sexuales, la erección y la eyaculación generalmente suceden sin dificultad. La cantidad y apariencia del semen eyaculado generalmente parece normal a simple vista. Se necesitan exámenes médicos para descubrir si un hombre es infértil. Es obligatorio realizar una anamnesis y un examen físico minuciosos, seguidos del análisis del semen en un laboratorio calificado.

¿Cuáles son las causas conocidas de la infertilidad masculina? La infertilidad masculina es causada por problemas que afectan la producción o el transporte de esperma. A través de pruebas médicas, muchas veces podemos encontrar la causa del problema. Algunos hombres tienen un problema para producir esperma en los testículos. O bien se fabrican pocos espermatozoides o los espermatozoides liberados no funcionan correctamente en términos de motilidad y forma (morfología). Los problemas de transporte de esperma se encuentran hombres que se han sometido a una vasectomía, pero que ahora desean tener más hijos. Los bloqueos (a menudo denominados obstrucciones) en los tubos que llevan a los espermatozoides desde los testículos hacia el pene pueden causar una falta completa de espermatozoides en el semen eyaculado (condición llamada azoospermia), que puede ser de origen congénito o adquirido. Otras causas menos comunes de infertilidad incluyen: problemas/disfunciones sexuales; bajos niveles de hormonas producidas en la glándula pituitaria que actúan sobre los testículos; anticuerpos espermáticos; y cada vez más encontramos causas “iatrogénicas”, es decir, el uso de productos derivados de la testosterona (¡¡¡que de hecho disminuyen o anulan la producción de esperma !!!). El declive del semen que se ha observado a lo largo de los años (envejecimiento masculino), los químicos/tóxicos disruptores endocrinos y la consanguinidad son otros factores que pueden estar involucrados.

Aunque las terapias contemporáneas sin duda han mejorado las oportunidades de concepción en las parejas que sufren de infertilidad masculina, a menudo estas soluciones pasan por alto la ausencia de un diagnóstico fisiopatológico definido. La infertilidad masculina, desafortunadamente, todavía se considera “idiopática” o “inexplicable´´ en una gran proporción de casos. La inyección intracitoplásmica de espermatozoides (ICSI) se ha convertido en el método más utilizado de fertilización en tecnología de reproducción asistida (durante un ciclo de fertilización in vitro -IVF). Las principales razones de su popularidad provienen de su alta efectividad, la estandarización del procedimiento y el hecho de que se puede usar para tratar virtualmente todas las formas de infertilidad masculina. ICSI es, sin duda, el método de elección para superar la infertilidad con factor masculino de grado moderado y severo, casos que eran intratables en el pasado. Gracias a ICSI hoy en día se puede obtener espermatozoides del testículo mediante biopsia (en casos de azoospermia) para inyectar óvulos con resultados muy alentadores.

Optimizar las medidas generales de estilo de vida y tratar el factor de infertilidad masculina subyacente (si se conoce o sospecha) antes de realizar ICSI puede ser una forma prometedora de mejorar los resultados.  En el Sher Fertility Institute, NY, le brindamos la mejor orientación y calidad terapéutica en forma personalizada, siempre teniendo en cuenta el estudio completo de los dos miembros de la pareja.