Muchos de nuestros pacientes de fertilidad son profesionales trabajadores que tienen horarios muy atareados. Respetamos el valor de su tiempo y, por lo tanto, hemos estructurado nuestro programa para que se realice en un horario flexible para todas las citas en un esfuerzo sincero por minimizar las demoras y los inconvenientes.

Además, Sher Fertility Institute New York atrae a muchos pacientes que residen fuera de la ciudad y del país. Cuando es posible, trabajamos para coordinar el tratamiento de fertilidad y de FIV con los obstetras/ginecólogos de nuestros pacientes, lo cual ayuda a reducir la cantidad de tiempo que pasan en nuestros consultorios. Nuestro enfoque en cuanto a protocolos y tratamientos ha acortado de forma efectiva el periodo del tratamiento: en la mayoría de los casos, las parejas no deben permanecer más de 8 a 10 días en el lugar.

Los protocolos de vanguardia, los planes exclusivos de paquetes de FIV y las tasas sobresalientes de éxito de Sher Fertility Institute definen por qué somos la opción lógica para que cumpla su sueño de tener un bebé.

CONFIABILIDAD

El mismo médico la atenderá en todas las citas.

ACCESO LAS 24 HORAS DEL DÍA, LOS 7 DÍAS DE LA SEMANA

Nuestro equipo de atención clínica de especialistas en fertilidad estará disponible para usted todo el día, todos los días.

DEDICACIÓN

Sin importar qué tan difícil sea un caso, estamos motivados para ayudarle a lograr el éxito en sus objetivos de fertilidad.

ASPECTO FINANCIERO

Hacemos que le sea fácil costear nuestros servicios de tratamiento de fertilidad de FIV.

Comprender las causas de infertilidad

Un paso importante para resolver un problema médico es comprender la causa. Comprender cómo funciona el cuerpo bajo condiciones normales y poder identificar lo que está mal y las posibles causas de su infertilidad nos permite abordar el problema desde su origen, lo que hace que el tratamiento de fertilidad sea más efectivo.

Para lograr un embarazo, debe ocurrir una secuencia exacta de eventos. Un óvulo debe madurar y liberarse del ovario. Se debe producir esperma sano y colocarse dentro del sistema reproductor femenino para que alcance a un óvulo y lo fertilice. El embrión resultante debe desplazarse hacia el útero e implantarse en el endometrio. Una vez implantado, el embrión debe seguir creciendo y desarrollándose con normalidad. La interrupción en uno o más de estos procesos clave puede dar como resultado la infertilidad. Una vez que se identifique el problema, lo corregimos o evitamos.